Aquí en Finanzas IQ queremos que sepas cómo hacer rendir tu dinero con facilidad y con ello te hablaremos sobre las diferentes acciones que puedes hacer para invertir como un pagaré bancario en el que puedes encontrar grandes rendimientos.

¿Qué es un pagaré?

El pagaré es un instrumento de inversión a un plazo que paga una tasa fija, donde el capital más los intereses se pagan al final del plazo de la inversión. En el cual existen plazo de inversión de 1 hasta 364 días. 

El pagaré es un título de crédito que concede un derecho de cobro al beneficiario (o tenedor) del mismo.

La persona física que lo emite y firma se lo entrega a su acreedor con dos intenciones: el reconocimiento de una deuda (indicando su importe) y la promesa de pagarla en la fecha y lugar referidos en el documento.

En las relaciones comerciales, la utilización del pagaré es un modo fiable para acreditar el pago futuro de un bien o servicio que haya sido entregado y facturado. Siempre dentro de un acuerdo mutuo y de buena fe, algo determinante para dar mayor seguridad al documento.

Beneficios de un pagaré bancario

Estas son algunas de las ventajas que las empresas emisoras pueden obtener a la hora de dilatar sus pagos mediante un pagaré bancario:

1.-Durante el tiempo transcurrido entre la emisión del pagaré y el vencimiento, el deudor, puede recoger el dinero necesario para satisfacer la deuda, así como la cantidad correspondiente a los intereses.

2-.Al hacer más largo un pago puede invertir su capital en otros proyectos.

3.-El beneficiario tiene una garantía legal de que va a cobrar el importe acordado en el documento en la fecha de vencimiento pactada inicialmente.

4.- En caso, de que se alcance la fecha de vencimiento y no se haga efectivo el pago comprometido, el beneficiario puede acudir a las autoridades judiciales y, antes o después, conseguirá cobrar su dinero.

Diferencia entre pagaré y fondo de inversión

Los fondos de inversión de deuda, que son instrumentos con un nivel de riesgo muy parecido a los pagarés, pueden ofrecer mayor rendimiento que éstos, pero dicho rendimiento no está definido. Es decir, el cliente puede conocer el rendimiento que dio el fondo en el pasado, pero eso no garantiza rendimiento futuro.

Los pagarés, en cambio, sí establecen una tasa de rendimiento desde el momento de la contratación, pero, según el Simulador de Ahorro e Inversión de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), en la mayoría de los bancos se encuentra muy por debajo de la inflación.

Los pagarés, a diferencia de los fondos de inversión, se contratan a plazos determinados que pueden ser de siete, 28, 91, 180 días y hasta un año. Es decir, si usted contrata un pagaré a 91 días, no podrá disponer de su dinero en ese periodo.

Esta característica se trata más de una cuestión de planeación y de que usted sepa que no podrá disponer de su ahorro en un plazo menor al contratado aunque haya una urgencia familiar.

A diferencia de los pagarés, en los fondos de inversión su dinero es mucho más líquido. Si usted quisiera hacer algún retiro de su fondo, sólo debería avisar a su asesor en inversiones, quien le indicará qué día puede hacerlo. Aunque para invertir en fondos, el horizonte de inversión recomendado es mayor a un año (largo plazo).

0