Qué Significa Tener Liquidez en Finanzas Personales

En FinanzasIQ queremos que sepas cómo la liquidez de una inversión puede ayudarte a invertir mejor tu dinero y buscar nuevas formas para que rinda tu dinero a partir de una decisión en la que metas tu dinero.

¿Qué es la Liquidez?

La liquidez es la propiedad que tienen los productos financieros y de ahorro, junto con los fondos de inversión, que definen la facilidad y rapidez para convertirlos en dinero tangible para ti.

La liquidez es un concepto vital para las finanzas personales. En términos este se utiliza para describir que tan fácil es convertir los gastos activos en efectivo, para poder cubrir las obligaciones.

El activo más líquido es el efectivo – dinero que ya se puede tener en la mano, seguido del saldo de una cuenta de ahorro o cheques, que se es accesible al momento que se necesita.

Cuanto más “líquido” es un producto, mayor facilidad tiene para deshacerlo y recuperar el dinero.

La liquidez es muy importante para que puedas tener una cuenta con fondos que son limpios.

Y sobre todo para hacer frente a los principales pagos en tu economía doméstica, como el abono de tu crédito, los recibos del hogar o incluso los gastos de tus estudios universitarios, o cualquier otro pago por el que te pongan. Porque en este sentido, no todos los activos o productos financieros dispondrán de la misma liquidez. Nada tiene que ver los vinculados a la bolsa que los generados a través de la compra de un piso. Son sustancialmente diferentes como es fácil comprender.

La liquidez es una medida fundamental consecuencia de la rentabilidad y la salud financiera de una empresa, es un indicador clave para valorar si la empresa genera valor, ya sea por el alto valor añadido de su producto o servicio, o por su eficiencia productiva, la liquidez es la mejor medida para saber si las cosas se están haciendo bien o, por el contrario, es necesario mejorarlas.

¿Cómo Funciona la Liquidez?

Cualidad de una inversión, por la cual es posible su transformación inmediata en efectivo. Para los valores cotizados, un buen grado de liquidez significa en general elevados volúmenes y frecuencias de contratación, y escasa diferencia entre los precios de compra y venta. Eso significa que se pueden comprar y vender valores, de forma instantánea, sin que el precio de la operación se vea afectado por ausencia de contrapartidas.

Obviamente, tiene un impacto importante en la calificación crediticia y, por tanto, en la capacidad de acceso a la financiación de las empresas, entre otras cosas, porque es una consecuencia directa de su rentabilidad y de su capacidad de convertir en dinero sus ventas. Las empresas con más liquidez son aquellas con una elevada rentabilidad, plazo de cobro a clientes muy reducido, plazo de pago a proveedores muy dilatado en el tiempo, y un alto grado de eficiencia productiva.

¿Por qué es tan importante la liquidez ?

Debemos de recordar que en términos económicos, la liquidez representa la cualidad de los activos para ser convertidos en dinero efectivo de forma inmediata sin pérdida significativa de su valor. De tal manera que cuanto más fácil es convertir un activo en dinero se dice que es más líquido, para que fluya el dinero

Vale la pena añadir que pueden encontrarse diferentes tipologías de activos. Los principales son el activo corriente o activo circulante, los que pueden venderse siempre y cuando no generen un costo negativo.

Es una opción intermedia para disponer del importe invertido. No lo dispondrás en el mismo día que realices la operación de venta. Sino que por el contrario, se efectuará al día siguiente o incluso en algunos casos y dependiendo de la gestora en otro día más. No en vano, en este caso tendrán que hacerte la liquidación de tus participaciones. Este es uno de los motivos por los que no se cargará el abono de manera inmediata, tal y como pasa en otros productos financieros. Independientemente de que sea un fondo de renta variable que fija o desde otros modelos alternativos.

Los fondos de inversión a través de este sistema de liquidación te impedirá que puedas  reinvertir en otros fondo el dinero de estas operaciones. Este es un factor que es desconocido por buena parte de los pequeños y medianos inversores. Hasta el punto que pueden sorprenderse de que esta liquidez no la tenga en su cuenta corriente a las pocas horas de haber cerrado la operación. No en vano, se trata de movimientos más complicados que requieren de un cierto tiempo para su definitiva resolución, pero que a la larga te pueden convenir en un esquema

¿Cómo Se Mide la Liquidez ?

Como dijimos en la primer parte, para medir la liquidez de una empresa se utiliza lo que se conoce como ratio de liquidez, el cual permite calcular la capacidad que tiene una compañía para afrontar sus obligaciones a corto plazo y, con ello, averiguar su solvencia en efectivo y su capacidad para resolver de forma rentable cualquier imprevisto.

Para medir la liquidez de una empresa y una inversión se utiliza el ratio de liquidez, con el que se calcula la capacidad que tiene ésta para hacer frente a sus obligaciones a corto plazo.

Es importante controlar la liquidez de una inversión, especialmente durante aquellas épocas en las que el crédito bancario sea reducido. Gracias a las distintas fórmulas que proporciona el análisis financiero de las empresas es posible calcular el grado de liquidez de una empresa, que siempre deberá guardar una cierta relación con su cantidad de deudas a corto plazo.

Hay dos tipos de liquidez: la de financiamiento y la de mercado. La primera es la capacidad de una empresa o persona de tener recursos frescos para comprar o invertir. Esa plata puede venir de sus ahorros o de un tercero, típicamente de un banco. Cuando hay liquidez de financiamiento también hay liquidez de mercado, que es la capacidad de una empresa o individuo de convertir un activo –un terreno o un bono, por ejemplo– en billetes.

Lo que es cierto es que tú cuando te conviertas en el inversor debes mantener liquidez si considera que puede necesitarlo a corto plazo, bien sea para un gasto corriente o para un imprevisto. En el caso de adquirir una vivienda, un vehículo o pagar los estudios de los hijos, es necesario contar con liquidez. Pero si el dinero lo vamos a gastar a medio o largo plazo, entonces una posible opción sería invertir en bonos a corto plazo para obtener un mayor rendimiento.

¿Qué hace líquida a las finanzas personales?

Los depósitos bancarios. El dinero en cuentas corrientes, de ahorro y en depósitos a plazo multiplica la demanda y permite que empresas y personas consuman e inviertan prolongadamente. Esto es bueno porque garantiza el funcionamiento de una economía personal en el largo plazo.

La falta de la liquidez puede afectar a muchas personas de diferentes maneras. Esto significa que el tener la totalidad de nuestro dinero invertido es una muy mala idea, siempre se debe contar con una cantidad suficiente de dinero.




Etiquetas: Sin etiquetas
0

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *